Manifiestu 5 de Xunu

MANIFIESTO 5 DE JUNIO

El 15 de Mayo pasará a la historia como el día en que la ciudadanía dijo ¡basta ya! El día en que el pueblo se alzó para gritar nuestra indignación ante un presente desalentador y un futuro que no nos pertenece.
Sentimos indignación ante una crisis de la que somos víctimas pero en absoluto causantes. Mientras los beneficios de las grandes empresas no han dejado de aumentar, a los ciudadanos nos tocan subidas de impuestos indirectos, expedientes de regulación de empleo, retraso de la edad de jubilación, reformas laborales regresivas y demás recortes sociales, minando nuestros derechos, políticos, laborales, sociales, en suma, nuestros derechos democráticos, arrancados y no regalados.
Porque aquellas personas que se supone que deberían representarnos y defendernos, la clase política, con la disculpa de la crisis han elegido anteponer las grandes corporaciones y fortunas a los derechos de la ciudadanía.
Amparados en una ley electoral que funciona como un blindaje inexpugnable para los grandes partidos, sus altos cargos han pasado a constituir una nueva casta: la clase política. Cada día aparecen nuevos casos de corrupción ignorados por la justicia, que no les impide presentarse en listas electorales y seguir enriqueciéndose a nuestra costa. Una clase que no nos representa y que perpetúa un sistema político y económico depredador, injusto y homogeneizador.
Esto no es propio de un sistema democrático, como tampoco lo es que haya casi 5 millones de personas paradas, que el 40% de los jóvenes no tengan trabajo, y los que lo tienen vean dinamitados sus derechos fruto de años de lucha. Es inadmisible que las medidas a tomar como solución sean el despido libre, el aumento de la precariedad laboral y el retraso en la edad de jubilación.
No es propio de un sistema democrático que sea una población cada vez más pobre la que pague los excesos de la banca, mientras que las grandes fortunas se pagan sus impuestos a través de las SICAVs y los paraísos fiscales.
No es propio de un sistema democrático que la vivienda y el trabajo hayan dejado de ser un derecho para convertirse en un privilegio. Que continúen los desahucios mientras haya miles de viviendas vacías y que la adquisición de una de ellas implique hipotecar nuestras vidas y la de nuestros hijos e hijas.
Estos motivos, y muchos más son los que nos han traído hoy hasta aquí. Porque queremos que se escuche nuestra voz, la de todas y todos. Las acampadas solo han sido el comienzo de un camino largo, que a través de la participación y por la vía pacífica pretende reunir la voz de la ciudadanía y seguir dando ejemplo a los altos dirigentes
Si las instituciones desatienden la llamada del pueblo, la calle es un buen lugar para empezar a cambiar el sistema, hasta garantizar los derechos y libertades ciudadanas mediante una democracia verdadera.
Hoy entramos en una nueva fase para el movimiento. A lo largo de esta semana se irán levantando las acampadas asturianas. La ocupación permanente de las plazas finaliza, pero la lucha sigue. Mantendremos las asambleas periódicas, el debate y la movilización continuada. La tarea ahora es estructurarnos, organizarnos y crecer, seguir sumando.
Hemos roto el hielo, el camino está abierto y lleno de esperanza.

MANIFIESTU 5 DE XUNU

El 15 de mayu pasará a la hestoria como’l día en que la xente dixo ¡yá valió! El día en que’l pueblu llevantóse pa glayar la so indinación énte un presente desallendador y un futuru que nun-y pertenez.
Sintimos indinación énte una crisis de la que somos víctimes, pero non causantes. Demientres les ganancies de les grandes empreses nun dexen de medrar, a nós tóquennos la xuba d’impuestos indireutos, espedientes de regulación d’emplegu, retrasu de la edá de xubilación, reformes llaborales que son volver p’atrás, y otros recortes sociales, tarazando los nuesos drechos políticos, llaborales y sociales, a la fin, los nuesos drechos democráticos.
Porque, cola xida de la crisis, les persones que tendríen de representanos y defendenos punxeron per delantre de los nuesos drechos a les grandes corporaciones y fortunes.
Los grandes partíos tán abellugaos nuna llei ellectoral que furrula como una muria imposible d’esguilar, y los sos altos cargos tresformáronse nuna casta nueva: la clas política. Cada día conócense casos nuevos de corrupción inoraos pola xusticia, que nun-yos quita de presentase en llistes ellectorales y que siguen enllenando los bolsos a la nuesa costa. Una clas que nun nos representa y que caltién un sistema políticu y económicu depredador, inxustu y homoxeneizador.
Esto nun ye propio d’un sistema democráticu, como tampoco lo ye qu’haiga cuasi cinco millones de persones paraes, que’l 40 % de la mocedá nun tenga trabayu, y que los que lo tienen vean dinamitaos los sos drechos algamaos tres años de llucha. Ye inadmitible que les midíes a tomar como solución seyan el despidu llibre, la medra de la precariedá llaboral y el retrasu na edá de xubilación.
Nun ye propio d’un sistema democráticu qu’una población cada vuelta más probe seya la que pague los escesos de la banca, demientres les grandes fortunes paguen los sos impuestos al traviés de les SICAV y los paraísos fiscales.
Nun ye propio d’un sistema democráticu que la vivienda y el trabayu dexaren de ser un drechu pa tresformase nun privilexu, que sigan los desahucios mentanto haiga milenta viviendes vacíes y que la merca d’una d’elles implique hipotecar les nueces vides y les de los nuesos fíes y fíos.
Por eso y muncho más tamos equí. Porque queremos que se sienta la nuesa voz, la del pueblu. Les acampaes sólo son l’entamu d’un llargu camín que, al traviés de la participación, pola vía pacífica, quier aconceyar la voz del pueblu y siguir dando exemplu.
Si les instituciones nun faen casu al pueblu, la cai ye un bon llugar pa escomencipiar a tornar el sistema hasta algamar esos drechos y llibertaes propies d’una democracia de verdá.
Güei entramos nuna etapa nueva. Esta selmana vamos llevantar les acampaes asturianes. Fina la ocupación permanente, pero la llucha sigue. Les asamblees periódiques, l’alderique y la movilización van caltenese. Agora la xera ye estructuranos, organizanos y medrar, siguir sumando.
Yá frayamos el xelu, el camín ta abiertu y enllenu d’esperanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Manifiestos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s